Cronicas|2 oct 2016|article llegit: 284 vegades

UN PUNTO AGRIDULCE

La EF Bonaire se enfrentaba al que sería su segundo partido consecutivo fuera de casa. En esta ocasión, el rival a batir sería todo un Vic Riuprimer que venía de golear en las dos jornadas anteriores y un más que posible competidor en la lucha por el campeonato liguero. Las verdinegras llegaban al encuentro con bajas sensibles y es que el míster Carlos Navas no podía contar con Núria Ortega, Yaiza Martínez, Marta, Mel, Sandra y Segu.

El conjunto egarense salió desde el primer minuto enchufado, teniendo claro que sus opciones pasaban por no cometer errores a nivel defensivo y ser efectivas arriba. Para ello, Carlos Navas varió el sistema de juego habitual (4-4-2) para pasar a un 4-1-4-1. El primer gol verdinegro llegaría pronto tras una jugada algo liosa y que Patri se encargaría de enviar al fondo de la red en el minuto 7 de partido. Sin embargo, la alegría duró poco y tan solo un minuto después el Vic pondría el empate en el luminoso.

Plaza en una jugada ante el Vic

La EF Bonaire siempre iría delante del marcador, y “Cosy” anotaría el segundo tanto para las de Carlos Navas tras un chute de falta directa en el minuto 22. En esta ocasión, las egarenses aguantaron pero tras varios parones por encontronazos fortuitos entre jugadoras de ambas escuadras, el Vic aprovechó un error de los muy pocos que ayer concedieron las verdes para poner las tablas en el marcador justo antes del descanso.

La segunda parte fue una muestra de que las chicas de Carlos Navas saben sufrir. El Vic no podía dejar que se le escaparan tres puntos y la presión ante las filas verdes se notaba. Durante la segunda mitad el conjunto de Osona realizaría 10 chutes a puerta que una inconmensurable Paula se encargaría de evitar que se colarán dentro de su red. Por el contrario, la EF Bonaire aprovechó sus ocasiones y eso le permitió ponerse 2-4 arriba en el marcador tras los goles de Laura y Plaza.

Llegaría el minuto 82 y el Vic recortó distancias y empezó un arreón que no dio respiro a las egarenses. Las rojiblancas hicieron acoso y derribo a la portería rival hasta el pitido final. El árbitro del encuentro añadiría cinco minutos que se convirtieron en siete, y desafortunadamente, en la última acción del encuentro, en el minuto 97, tras ejecutar una falta el Vic pondría el 4-4 final en el marcador. Un punto luchado y sufrido que tiene sabor agridulce tras haber acariciado durante tantos minutos los tres puntos, pero que no quita mérito al trabajo realizado por el primer equipo femenino.

Fotos: Fidel Buceta

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

*

code